domingo, 7 de junio de 2009

Canción de Cassilda en El Rey Amarillo



Dejemos que el rojo amanecer conjeture
lo que debemos hacer
cuando esta luz estelar azul muera
y todo haya terminado.

Robert W. Chambers, El Signo Amarillo.



Extracto de "Más Luz", Por James Blish
Canción de Cassilda en El Rey Amarillo, Acto I, Escena 2


A lo largo de la orilla rompen las olas nubosas,

Los soles gemelos se hunde tras el lago,

Las sombras se alargan

En Carcossa.

Extraña es la noche donde se alzan las estrellas negras,

Y extrañas lunas trazan su camino en el cielo,

Pero lo más extraño de todo es

La perdida Carcossa.

Las canciones que las Híades cantarán,

Allá donde aletean los harapos del rey,

Deben morir sin ser oídas

En la oscura Carcossa.

Canciones de mi alma, mi voz está muerta,

Morid sin ser cantadas, mientras mis lágrimas no derramadas

Se secan y mueren en

La perdida Carcossa.